Vidal: "Cumplí un ciclo en la Ciudad y en la provincia, me gustaría ser Presidenta"

Sobre la interna opositora, la diputada dijo que "tienen que conectar con la vida real de los argentinos y no con las disputas de los cargos ni de los nombres".

La exgobernadora bonaerense, y actual precandidata a la presidencia por Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, dio este fin de semana sus definiciones políticas frente al escenario electoral en el que deberá disputar su candidatura. Aseguró que cumplió un ciclo tanto en la Ciudad como en la Provincia, y planteó que ahora "le gustaría ser presidenta".

Aunque aclaró que "no está desesperada por un cargo" y que "va a estar donde la gente quiera", la dirigente opositora afirmó que puede darle "mucho más al proceso de transformación a nivel nacional" a partir de la puesta en valor de su escucha en su gira del pasado año por todo el país, con "50.000 kilómetros recorridos", incluso al "interior profundo" al que "la política no llega".

Sobre la interna opositora que tuvo sus momentos más agudos durante la segunda parte del año pasado, la funcionaria afirmó que "la oposición tiene que conectar con la vida real de los argentinos, no en las disputas de los cargos, ni de los nombres, ni de quién va a ser candidato a qué, sino qué espera la sociedad de nosotros".

En una entrevista que concedió a Infobae, Vidal insistió en subrayar que la Argentina enfrenta una inflación del 100%, una caída en la calidad del empleo y la acumulación de proyectos de ley sin tratamiento que son clave para el futuro del país. “Los argentinos no están pidiendo juicio político a la Corte Suprema, sino que le resuelvan sus problemas”, afirmó.

Esas problemas tendrían que ver, desde su punto de vista, con “la ley de alquileres, cambiar la ley de salud mental, leyes que garanticen los 180 días de clase, un Código Procesal Penal que le dé más garantías a las víctimas y menos a los delincuentes”.

Además, ante la pregunta por el riesgo de que el Congreso caiga en una parálisis por la declaración conjunta del bloque de Juntos por el Cambio acerca de que no darán quorum para ningún proyecto sin que antes retiren el pedido de juicio político, Vidal cargó de la responsabilidad al Ejecutivo. "Nosotros queremos que el Congreso trabaje, pero tratando los temas que le importan de verdad a la gente", sostuvo.

También respondió los cuestionamientos y acusaciones de Axel Kicillof y recordó que fue el ministro de Economía que redujo la coparticipación que recibía la provincia de Buenos Aires a su nivel más bajo (18%), como así también votó en contra de dotar a las arcas bonaerenses de más recursos cuando ella presentó el "Fondo del Conurbano" para aumentar el porcentaje.

Apuntó contra los sindicalistas y manifestó que a ella "no la intimidan ni Moyano ni Baradel", porque en la provincia de Buenos Aires se enfrentó "con cosas peores": "me enfrenté con el Pata Medina, me enfrenté con narcos, me enfrenté con barras bravas. Di peleas que nunca antes se habían dado y estoy dispuesta a volver a darlas”.

Por último, ante la pregunta sobre la Vicepresidenta y su posición acerca de que no va a presentarse en las próximas elecciones, Vidal dijo que "le cuesta siempre creerle a Cristina", pero que de todas maneras "nada de lo que ella decida sobre su futuro político va a incidir en las decisiones de Juntos por el Cambio", y que le preocupa más "lo que ella haga en su tiempo pendiente de vicepresidenta, porque eso afecta a los argentinos”.

Noticias Relacionadas