Unión de futbolistas denuncia que un jugador iraní fue condenado a muerte

Se trata de Amir Nasr- Azadani, de 26 años, quien habría sido sentenciado a la horca por respaldar la campaña por los derechos y libertades básicas de las mujeres.

Según un comunicado emitido por la Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales (FIFPRO) este martes, el futbolista iraní Amir Nasr-Azadani fue condenado a muerte bajo ejecución pública en la horca, por el delito de “moharebeh” (“enemistad con Dios”) por haber apoyado las protestas de las mujeres de su país que demandan el respeto de sus derechos y libertades básicas.

Las expresiones de la FIFPRO difundidas en su cuenta oficial de Twitter dicen que se encuentran “conmocionados y asqueados” por la noticia de que el futbolista “Amir Nasr-Azadani se enfrenta a la ejecución en Irán después de hacer campaña por los derechos y las libertades básicas de las mujeres en su país”. Cierran el comunicado con la afirmación de su solidaridad con el futbolista y la exigencia por la “eliminación inmediata de su castigo”.

Si bien no hay una confirmación de fuentes oficiales más que lo comunicado por la FIFPRO y difundido por agencias internacionales, se trata de una pena con dos antecedentes recientes en Irán.

La primera ejecución por participar de las protestas fue hace cinco días, al joven Mohsen Shekari, y le siguió el luchador Majid Reza Rahnavard, ambos ahorcados en público, sin atravesar un juicio con sus correspondientes garantías aseguradas.

Además, el medio IránWire sostuvo que la familia del futbolista también fue amenazada en repetidas ocasiones por las fuerzas de seguridad nacionales, si develaban que su familiar estaba detenido, algo que finalmente trascendió.

Solo uno de los jugadores mundialistas reaccionó ante las ejecuciones y las amenazas de llevarlas a cabo, y fue el arquero de la Selección, Alireza Beiranvand, quién se expresó en Instagram pidiendo que las penas fuesen revocadas. Lo llamativo es que desde hace unas horas su perfil de la red social fue cerrado, luego del posteo en respaldo al jugador condenado.

Las anteriores dos ejecuciones recibieron la condena internacional por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su secretario, Antonio Guterres, manifestó a través de su altavoz la denuncia de las circunstancias crueles en las que se produjeron los asesinatos.

Además, el portavoz del departamento de Estado, Ned Price, dijo a la prensa que “estas sentencias duras (…) están destinadas a intimidar al pueblo de Irán, están destinadas a suprimir la disidencia y sencillamente demuestran lo mucho que los dirigentes iraníes le temen a su propio pueblo”.

La Unión Europea también salió repudiar lo que está ocurriendo en Irán y anunció el lunes nuevas sanciones contra un alto dignatario religioso, 15 altos cargos militares y responsables de la radiotelevisión iraní, prohibiéndoles asimismo la entrada en el espacio europeo.

“Estamos apuntando a los responsables de la continua represión contra los manifestantes”, dijo el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

El poder judicial iraní asegura que hasta ahora dictó 11 condenas a muerte en relación con las protestas, calificadas por las autoridades de “disturbios”. Pero, según agencias internacionales, los activistas afirman que otra docena de personas se enfrentan a cargos que conllevan la pena capital.

Otras figuras repudiaron lo sucedido como la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, quien sostuvo que “estas ejecuciones públicas son un intento descarado de intimidar a la gente”. 

El célebre director de cine iraní, ganador de múltiples premios (entre ellos, dos Óscar), Asghar Farhadi, sentenció a través de su cuenta de Instagram que “matar y ejecutar a jóvenes sin defensa y a oprimidos sólo les traerá más ira y más odio”.

Noticias Relacionadas