Pussy Riot cremó a Putin y llevará sus cenizas a una galería de arte

El colectivo feminista ruso tendrá una exposición de su obra “Putin’s Ashes” en la galería Jeffrey Deitch de Los Ángeles, California, por primera vez.

Pussy Riot, la organización feminista de artes escénicas, expondrá las cenizas de su performance “Putin’s Ashes” en la Galería Jeffrey Deitch de Los Ángeles, Estados Unidos. La obra comenzó a gestarse en agosto del 2022 cuando el grupo de mujeres, con su rostro cubierto por pasamontañas, quemaron una imagen de tres metros del presidente ruso en una ceremonia performática. La puesta en California es la primera participación del conjunto en una galería estadounidense y estará abierta del 27 de enero al 3 de febrero. 

Para la realización de la obra, que incluye botellas llenas de cenizas, Nadya Tolokonnikova, fundadora del grupo, comentó que tuvo que aplicar conocimientos adquiridos en su paso por la cárcel. “Convertí lo que aprendí en mi campo de trabajo contra aquellos que me encerraron. Putin es un peligro para el mundo entero y hay que detenerlo de inmediato”, dijo la activista en la presentación de la obra. 

Con la performance, Pussy Riot busca condenar la guerra contra Ucrania y adjudicarle al presidente ruso los crímenes cometidos contra ese país. El film de “Putin's Ashes” presenta a 12 mujeres vestidas con lencería y pasamontañas mientras queman un retrato gigante del mandatario en un intento figurado de cremar a Putin. Tolokonnikova combinó las cenizas con una serie de objetos que se presentarán en la galería junto con la película que ella dirigió, editó y compuso.

“Mientras trabajaba con artefactos, embotellaba cenizas y fabricaba marcos de piel sintética para las botellas, usé habilidades que aprendí en los talleres clandestinos de mi colonia penal. Me obligaron a coser uniformes de la policía y del ejército en una cárcel rusa. Volví lo que aprendí en mi campo de trabajo contra aquellos que me encerraron”, dijo Tolokonnikova en un comunicado.

El grupo punk-rock feminista, que siempre llevan la cara cubierta con pasamontañas de colores como distintivo, fue perseguido en Rusia en repetidas ocasiones, desde su origen en 2011. Sus desafíos y propuestas escénicas de provocación política, como la defensa de los derechos LGTBQ+, la libertad de expresión o la represión de los movimientos artísticos en el país le valieron a sus integrantes condenas a prisión e incluso el exilio. 

Noticias Relacionadas