Lula habló en la COP27 y reforzó su compromiso con el cuidado de la Amazonia

En una reunión con representantes de la sociedad civil, el presidente electo de Brasil dijo además que el país se encuentra “peor” que cuando lo recibió en el 2003.

En una reunión con representantes de la sociedad civil en el marco de la COP27, el presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva reforzó su compromiso con la reconstrucción de Brasil y el cuidado de la Amazonia, y se lamentó por encontrar el país “peor que en el 2003”, cuando asumió como presidente por primera vez. Se trata de su primer viaje internacional desde las elecciones.

Luego de la reunión, el dirigente del PT agradeció a la sociedad civil "su resiliencia".

El reciente mandatario electo de Brasil, que asumirá el 1° de enero, ratificó su voluntad de retomar la agenda social de sus dos primeros mandatos y comprometerse a combatir la desnutrición. El año pasado se registró que el 28,9% de la población brasileña padece “inseguridad alimentaria moderada o severa”, lo que colocó al gigante sudamericano dentro del “Mapa del Hambre” de la ONU nuevamente. 

Además, Lula prometió que va a organizar conferencias sectoriales con el objetivo de escuchar las demandas de los sectores menos protegidos por la gestion de Jair Bolsonaro, entre ellas, jóvenes, mujeres y personas con discapacidades. 

La audiencia se emplazó en el balneario egipcio de Sharm el Sheji y contó con la presencia de  varias ONGs y organizaciones brasileñas. “No se necesita destruir un metro cuadrado de árboles para aumentar la producción de soja", dijo Lula frente a los representantes de la sociedad civil. "Tenemos millones y millones de hectáreas de tierra degradada que puede recuperarse", agregó. 

También pidió "respeto" mutuo al poderoso sector agropecuario, responsable en parte de la deforestación, que entre el 2020 y el 2021 alcanzó el máximo nivel en 15 años. “El verdadero empresario del agronegocio tiene un compromiso con la responsabilidad medioambiental”, declaró. 

Aunque Brasil había sido seleccionado como sede de la conferencia del clima en el 2019, la elección de Bolsonaro en el 2018 hizo que cambiaran los planes. Ese año, las ONGs brasileñas se negaron a compartir stand con el Gobierno de Bolsonaro y armaron uno diferente. 

Esta vez, la situación fue distinta: Lula fue recibido con una celebración de su presencia por parte de las organizaciones civiles. Además, el presidente electo anunció que le va a proponer al secretario general de la ONU, António Guterres, que la COP de 2025 se celebre en Brasil, en la Amazonia o en el estado del Pará. La propuesta recibió el apoyo del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Lula llegó a Egipto acompañado por la exministra de Medio Ambiente, Marina Silva, el ex alcalde de San Pablo, Fernando Haddad y su esposa, Rosangela da Silva,

Noticias Relacionadas