Lisandro Martínez: del potrero de Gualeguay al "sueño más grande de todos"

El defensor de la Scaloneta, que arrancó a los 4 años en un Club de la ciudad entrerriana y hoy es furor en la Premier League, vuelve a casa con la Copa para festejar junto a los suyos.

El pasado domingo, cuando la Selección Argentina escribió un capítulo más en la historia del fútbol al ganar la final de la Copa del Mundo frente a Francia, en la Plaza Constitución de la ciudad de Gualeguay, en la provincia de Entre Ríos, una muchedumbre celebraba con alegría el triunfo argentino y el aporte de uno de los suyos, al grito de “Licha, Licha”.  

Gualeguay festejaba a Lisandro Martínez, flamante defensor del equipo dirigido por Lionel Scaloni, que nació en la ciudad del centro del país el 18 de enero de 1998, en el seno de una familia trabajadora y futbolera, y 24 años después se consagró campeón del mundo junto a la Selección nacional.

En todos los planteles campeones hubo un gualeyo, por lo que Lisandro Martínez fue alimento de las especulaciones esperanzadoras previas al comienzo del Mundial 2022. Lisandro creció en Molino, barrio obrero y popular de la ciudad entrerriana, donde un potrero que aún sigue en pie lo vio desarrollar la pasión por el futbol y la voluntad llegar a jugar profesionalmente.

El hombre que rompió en un llanto emocionado luego de la clasificación de Argentina a la Semifinal del Mundo, fundó su romance con la pelota a los cuatro años en el Club Urquiza de Gualeguay, y a los 14 ya estaba debutando en la Primera de Libertad.

Allí permaneció Lisandro hasta los 15 años, momento en el que un allegado lo ayudó a conseguir una prueba en Newell’s. Las inferiores del club rosarino entonces dirigido por Jorge Griffa fueron el escenario en el que el entrerriano comenzó su carrera futbolística.

Portador de un perfil que se muestra sensible, alejarse de su familia y de su casa no le resultó fácil a Martínez. El jugador confesó en algunas ocasiones que tenía un gran apego por su vida cotidiana en Gualeguay y adaptarse a una nueva vida lejos de casa fue para él un gran desafío.  

Sin embargo, la recompensa no tardó mucho en llegar: poco después de que el entrenador de Reserva lo tuviera en cuenta, lo convocaron para jugar una pretemporada en la Primera División de Newell’s. El 27 de junio del 2017, Lisandro ingresó al campo de juego a participar de un partido en el que el club rosarino fue derrotado por Godoy Cruz 2 a 0.

Para ese entonces, el esfuerzo de Lisandro ya lo había llevado a defender por primera vez el celeste y blanco de la camiseta argentina. El zaguero había sido convocado en enero por Claudio Úbeda, entrenador del Seleccionado Sub 20, para participar del Sudamericano en Ecuador.  Jugó cuatro partidos como titular y luego formó parte del plantel para el Mundial de la categoría, en Corea.

En agosto de aquel año, Defensa y Justicia prestó atención al jugador. Lisandro se fue a jugar a Florencio Varela y ahí se quedo hasta el 2019. Aportó al enorme rendimiento del equipo durante su segunda temporada en el club, que estuvo a punto de ganar la disputa por la Superliga ante Racing ese año.

2019 fue un gran ciclo para el pibe de Gualeguay: el 22 de marzo, Lionel Scaloni llamó a su puerta por primera vez, convocándolo a jugar con la Selección mayor un amistoso frente a Venezuela, en el que fue titular. En el mes de mayo de ese año, se anunció su traspaso a Ajax de Ámsterdam, donde disputaría 120 partidos y ganaría cuatro títulos, entre ellos la Eredivisie y la Copa de los Paises Bajos.  

Martinez volvió a defender la albiceleste en la Copa América 2021, con la que ganó su primer título al vencer a Brasil en la final, el 10 de julio. Así fue que Lisandro se consolidó como parte de la defensa de la Scaloneta, desde donde protegió el arco argentino de forma impecable cada una de las cuatro veces que le tocó entrar al campo de juego en Qatar. Su salvada en los últimos 10 minutos del partido de octavos de final frente a Australia quedará en la memoria colectiva de la Argentina para siempre.  

EL 17 de julio de este año, el Manchester United hizo oficial el traspaso de Lisandro al club inglés, donde no para de crecer y ganarse la confianza de los hinchas a base de despejes, bloqueos, recuperaciones y duelos ganados.

A sus 24 años, como parte de la nueva camada de jugadores que llevaron los colores de la patria hasta lo más alto, Lisandro Martínez asegura que cumplió el sueño más grande de todos: volver a casa, Copa en mano, para festejar con los suyos.

Noticias Relacionadas