Ley de Humedales: última oportunidad para que salga este año

Este jueves se lleva a cabo un nuevo plenario en Diputados en donde se buscará llegar a un dictamen de la Ley de Humedales. Organizaciones movilizan al Congreso.

Este jueves se leva a cabo un nuevo plenario en Diputados en donde se buscará llegar a un dictamen de la Ley de Humedales. Se convocó a la 13:00 por el presidente de la Comisión de Recursos Naturales, Leonardo Grosso, autor del proyecto llamado “de consenso” que ya había obtenido dictamen en 2020 y que cuenta con el respaldo de los ambientalistas por haber sido ellos, junto a profesionales y universidades, quienes realizaron aportes a la redacción. Ese proyecto perdió estado parlamentario por haberse frenado en comisiones hace dos años. Es el mismo riesgo que corre ahora en caso de no aprobarse. 

Se buscará que esta vez no vuelva a suceder lo mismo. Habrá una movilización de organizaciones ambientalistas y políticas en la puerta del Congreso para impulsar el proyecto.

El dictamen debe firmarse antes del 20 de noviembre y ser tratado antes de fin de mes para no perder estado parlamentario. Los tiempos no favorecen el avance del proyecto.

Grosso tuiteó que “tenemos una última oportunidad de que el proyecto del consenso de Ley de Humedales obtenga dictamen. Hay que demostrarle a toda la Cámara de Diputados de la Nación que la sociedad ya decidió y quiere una Ley de Humedales”.

https://twitter.com/Leonardo_Grosso/status/1590476842397409280?cxt=HHwWgICp6d2QwZIsAAAA

Esta vez habrá quórum porque, a diferencia de la última reunión de comisiones, Juntos por el Cambio asistirá. Sin embargo, aún con un dictamen de mayoría hay pocas chances de que el proyecto llegue el recinto porque queda poco menos de dos meses para que terminen las sesiones ordinarias.

El proyecto de consenso encuentra su principal obstáculo en la mayoría de Juntos por el Cambio, el ruralismo y los diputados provinciales del Norte, cuyos gobernadores temen que la ley espante las inversiones para la extracción de litio.

Desde la oposición presentan un contraproyecto, redactado por la diputada radical santafesina Ximena García, que tiene el camino allanado para avanzar en el Senado en caso de sancionarse en Diputados.

Las principales diferencias entre uno y otro es que el texto de Juntos por el Cambio  le confiere la potestad a cada provincia, y no al Estado nacional, para realizar el inventario de los humedales, definirlos y encuadrarlos en una tipología. Por eso es defendido por los agroganaderos y las entidades del ruralismo, ya que en última instancia quedaría en un arreglo de cada dependencia provincial que podría establecer acuerdos y negocios con los productores, y no estaría bajo supervisión que creen un plan de protección ambiental. 

El otro punto en el que difieren es en la definición técnica de lo que es un humedal. Según el proyecto desde el que se hable, eso determina que sea el 10% o el 20% del territorio del país sometido a regulación. 

Al plenario asistirán las tres comisiones que se emplazaron para agilizar el tratamiento de la iniciativa, que arrastra un debate de casi 10 años: Recursos Naturales, Agricultura y Presupuesto. 

Acusaciones cruzadas 

El presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería, Ricardo Buryaile, respondió a las acusaciones de Grosso y Camaño luego de que lo criticaran en la última reunión sobre la ley por no haber convocado a la comisión que preside. Sostuvo que a él “no lo financia nadie”ante el tweet del diputado oficialista en el que apuntaba contra él, deslizando la posibilidad de que quienes le financian la campaña no lo dejaran asistir. Además, Buryaile devolvió la apuesta contra el dirigente del Movimiento Evita oriundo de San Martín, sosteniendo que “no me financia ni la Universidad de San Martín, ni el 2% que se cobran de los planes sociales, absolutamente nada”

Además, Grosso también ya había apuntado contra el gobernador de Salta, Gustavo Saénz, uno de los férreos opositores a su proyecto. Mediante un hilo de tweets, publicó vídeos en los que se ven los indicios consecuentes de una falta de regulación a las actividades productivas que contaminan y destruyen el ecosistema de humedales.

Noticias Relacionadas