El “motorcito” de la Scaloneta: Rodrigo De Paul 

El recorrido del mediocampista que prometió a Messi la Copa del Mundo y ahora celebra como campeón junto a la Selección Argentina. 


"Nacimos para sufrir, vamos a sufrir siempre, pero vale la pena. No me lo olvido más de este día", dijo emocionado Rodrigo De Paul, de 28 años, cuando se consagró como campeón del mundo junto a la Selección Argentina en el Mundial de Qatar 2022. El mediocampista conquistó un lugar de preferencia en el plantel como el “socio de Messi” y se ganó el apodo de “motorcito de la selección” de sus compañeros como el jugador que más kilómetros recorrió en los partidos.

El fútbol para De Paul estuvo presente desde su primera infancia. Nacido el 24 de mayo de 1994 en Sarandí, Rodrigo empezó a patear la pelota casi al mismo tiempo que comenzó a caminar. A los tres años ya iba al club Deportivo Belgrano de la mano de su hermano Damián. Con el apoyo de su familia, a los ocho años fue a probarse a Racing Club con un amigo y quedó seleccionado como volante creativo.

Su primer destino internacional fue el Valencia de España tras haber tenido dos buenas temporadas en Avellaneda. Con 45 partidos en Europa, De Paul volvió para tener una temporada en Racing en 2016 para disputar la Copa Libertadores.  El 20 de julio de 2016, Udinese adquirió los servicios del volante para llevárselo a la Serie A de Italia, donde se pudo ver una de sus mejores versiones durante cinco años, siendo una pieza fundamental en el equipo.

Lionel Scaloni fue quien lo convocó en 2018 para ingresar a la Selección Argentina, donde debutó con una victoria 4 a 0 en un amistoso contra Irak. Tres años después se convirtió en una pieza clave del seleccionado con la victoria en la Copa América de 2021 en el Maracaná de Brasil. “Vamos a ganar la Copa América 2021 en Brasil y vamos a quedar en la historia, para toda la vida”, había predicho el “motor” de la Selección.

Con el alivio de la victoria luego de un partido memorable contra Francia, De Paul contó la promesa que había hecho al capitán Messi antes de la final. “Estaba tomando mate con Leo y en un momento, no se si había ido al baño o donde, le escribí en un papel: 'Hoy 20 de noviembre, te prometo que vamos a salir campeones'. Y ese papel debe estar por ahí en el cuadernito que tiene él en su habitación”. Ahora el motor de la “Scaloneta” celebra haber recuperado la Copa del Mundo para Argentina y toda Latinoamérica tras 36 años de victorias europeas.

Noticias Relacionadas