De Calchín para el mundo: alegría, festejos y orgullo en el pueblo de Julián Álvarez

La localidad cordobesa en la que nació el delantero de 22 años está revolucionada y vive un momento histórico.

La emoción es total: ayer Julián Álvarez (22), uno de los jugadores más jóvenes de la Selección Argentina de fútbol, convirtió dos goles en el partido ante Croacia, consolidándose como figura clave en el pase del equipo hacia la final de la Copa del Mundo. 

En Calchín, pueblo de 2.447 habitantes de la provincia de Córdoba que lo vio nacer, el ex jugador de River y actual Manchester City es héroe desde hace un tiempo. Su participación estelar en la semifinal de Qatar 2022, que le dio al “Araña” la posibilidad de marcar su cuarto gol durante el torneo internacional, llevó a la localidad cordobesa a un nuevo nivel de orgullo. 

Caravanas de motos y autos recorrieron las calles, familiares, amigos, ex compañeros del colegio, vecinos, y  su primer director técnico en el Club Atlético Clachín, Rafael Varas, festejaron el aporte del cordobés con la emoción de haberlo visto crecer y consolidar su carrera vertiginosamente. 

Varas, a quien podría atribuírsele el “descubrimiento” del pibe que hoy se asocia con Messi para hacer levantar de la silla y gritar de alegría a toda la Argentina,  dijo a un medio local que estaba muy feliz de verlo a Julián hacer un gol como el que destrabó el partido, que describió como “muy similar” los que hacía en Calchín. 

Los chicos que entrenan y juegan hoy en el Club Atlético Calchín, donde Álvarez se formó, también celebraron al jugador, cantando que "de la mano de la Arañita, toda la vuelta vamos a dar".

Según el periodista Gastón Trucco, se trata de una de las localidades con menos habitantes que aportaron goles en lo que va de Qatar 2022, siguiendo a la uruguaya Nuevo Berlín (2450 habitantes), donde nació Giorgian de Arrascaeta.

El clima de algarabía era enorme ayer por la noche y, además de salir a festejar a la calle -como se hizo a lo largo y ancho de todo el país, de manera masiva- los habitantes del pueblo tienen la alegría de estar en boca de todo el mundo. El sentimiento de orgullo se expresó en las redes sociales, donde usuarios remarcaron una y otra vez la figura de Julián como regalo “de Calchín para el mundo”. 

En la Ciudad de Buenos Aires también se celebraron el nombre y la procedencia de la “Arañita”, siendo la intersección de las calles “Córdoba” y “Julián Álvarez” uno de los puntos de concentración para el festejo más concurridos. Es casi seguro que la memoria colectiva de la Argentina tardará mucho, mucho tiempo es olvidar la cara de Álvarez convirtiendo el primer gol de la Semifinal contra Croacia, en el aire y con una sonrisa en el rostro. 

Cuando tenía 11 años, Julián Álvarez no dudó ni un segundo en decir que su sueño era jugar un mundial y su ídolo, Lionel Messi. Hoy, si hay un pibe en este mundo que está cumpliendo su sueño, es él. Y de la mano de su  sueño van los sueños de millones de argentinos, que hoy se sienten más cerca de la Copa del Mundo que nunca. De Calchín, para el mundo. 

Noticias Relacionadas