Brasil: la derecha argentina, entre la justificación y la falta de repudio al intento de golpe contra Lula

Entre el repudio tímido y la justificación con críticas al gobierno argentino, los representantes de Juntos por el Cambio y de la Libertad Avanza se expresaron a través de sus cuentas de Twitter.

Fuente: REUTERS/Ueslei Marcelino

Los representantes de la derecha argentina también se volcaron a sus redes sociales para expresar un repudio aunque con justificaciones, otras para criticar al gobierno de Alberto Fernández o al kirchnerismo, y otras para justificar abiertamente los hechos violentos que se desataron en Brasil en el intento de golpe de Estado de este domingo.

Horacio Rodríguez Larreta expresó su "profunda preocupación" por el asalto a las instituciones democráticas en Brasil, y declaró su "condena absoluta a la acción violenta" así como su "total solidaridad y apoyo a Lula y a todo el pueblo de Brasil".

Por su parte, Mauricio Macri comenzó un hilo de tuits criticando lo sucedido para luego comparar el intento de golpe con la masiva marcha que terminó con más de un centenar de heridos realizada en 2017 en ocasión del rechazo de la reforma previsional de las jubilaciones y pensiones impulsada por su gobierno.

"No debemos olvidar que el kirchnerismo que hoy se muestra conmocionado por los sucesos en Brasil es el mismo que en 2017 organizó, promovió y protagonizó el asalto violento al Congreso de la Nación Argentina", afirmó. En aquella ocasión, organizaciones sociales, políticas y sindicales se movilizaron para rechazar la reforma que impulsaba el macrismo, con una fuerte represión de las fuerzas de seguridad contra la protesta social.

Además, sostuvo que el episodio "alerta sobre la fragilidad mundial de las instituciones democráticas, que pueden ser atropelladas por una horda como en Brasil o como sucede ahora mismo en Argentina con la Corte Suprema de Justicia a través de mecanismos políticos antidemocráticos igualmente brutales", equiparando ambas situaciones para apuntar contra el gobierno nacional.

La presidenta del PRO y exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se corrió de la línea que y evitó repudiar el ataque a las instituciones brasileñas. Citó el mensaje que publicó Alberto Fernández para criticar al presidente argentino, pero sin referencias al intento de golpe. "Demócratas con otros países y autoritarios aquí", dijo la referente del PRO, y agregó que "el día que retire el pedido de juicio político a la Corte, (el Presidente) puede opinar sobre lo que sucede en Brasil".

María Eugenia Vidal deslizó un tímido mensaje de repudio que sin mayores precisiones: "La democracia se respeta. Las instituciones se defienden. En Argentina, en Brasil, en Chile, en Perú y en toda República".

También como su competidora para la precandidatura presidencial usó el mensaje de Alberto Fernández para deslegitimar su cuestionamiento. "Un Presidente decidido a atropellar el Poder Judicial no tiene autoridad para acusar de golpista a nadie. La República se defiende siempre, no a conveniencia", dijo.

Javier Milei condenó pero a medias. No lanzó un mensaje personal sino que adhirió a un comunicado del Foro de Madrid, una alianza internacional de líderes, entidades y partidos que se define a sí misma como "defensora de la Libertad, la Democracia y el Estado de Derecho ante el avance de la extrema izquierda en países de ambos lados del Atlántico". Allí, la carta afirma que "condena la violencia en Brasil y cuestiona la doble moral de la izquierda".

Allí lanzan sus críticas y cuestionamientos a los que ellos definen como líderes progresistas, e incluyen a Gustavo Petro, Gabriel Boric, Pedro Sánchez acusándolos de provocar procesos igual de violentos y cuestionables en una democracia, e instigar "protestas vandálicas" así como "defender dictaduras".

Por otro lado, José Luis Espert se desmarcó de esa posición y, al igual que hace con quienes protestan en cualquier situación y circunstancia, pidió directamente "cárcel o bala" para los atacantes. Además, comparó a Bolsonaro con Trump y los describió como "nefastos populistas de derecha antidemocráticos".

"Los resultados electorales se respetan. La voluntad popular se respeta. Es democracia señores. Nada más…ni nada menos", concluyó Espert.

Por último, el diputado neuquino Francisco Sánchez, quien pidió en su momento instaurar la pena de muerte para los casos de corrupción -especialmente para Cristina Kirchner-, afirmó que el golpe a las instituciones "muchas veces lo hacen los propios representantes elegidos democráticamente. Como intenta Alberto Fernández acá o Sánchez en España. En Brasil, el golpe institucional lo dio el Tribunal Supremo habilitando a Lula y omitiendo las denuncias de fraude", justificó.

Además, irónico, destacó "que bueno que tantos demócratas se preocupen por el orden institucional en Sudamérica. Ahora espero que digan algo sobre la detención ilegal de Jeanine Añez y Luis Fernando Camacho en Bolivia, de parte del gobierno democrático de Arce y Evo Morales", defendiendo nuevamente a quienes protagonizaron el golpe de Estado en Bolivia.

Noticias Relacionadas