Báez Sosa, día 5: un policía declaró que Máximo Thomsen involucró a Pablo Ventura

La quinta jornada del juicio contó con las declaraciones de los efectivos que realizaron el arresto de los atacantes de Fernando.

Este viernes finalizó la primera semana del juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa, en el que ocho jóvenes están acusados de haberlo matado a golpes a la salida del boliche “Le Brique” en Villa Gesell el 18 de enero del 2020. 

El pasado lunes comenzó el debate oral. El primer día estuvo marcado por la emotividad de las declaraciones de los padres de la víctima. La cuarta jornada declararon testigos directos que se encontraban en las inmediaciones del boliche "Le Brique" donde ocurrió el ataque y los primeros policías bonaerenses que llegaron a la escena.

A continuación, las declaraciones más relevantes de la quinta jornada. 

Mariano Rolando Vivas, uno de los policías que arrestó a los rugbiers 

Mariano Rolando Vivas fue uno de los policías bonaerenses que participó del operativo de arresto de los imputados. El efectivo declaró que fue Máximo Thomsen quien involucró a Pablo Ventura como partícipe del crimen al decir que una zapatilla secuestrada en la casa donde veraneaba el grupo de rugbiers era suya. 

"Thomsen manifestó que era de Pablo Ventura" dijo Vivas, respecto a la zapatilla marca Cyclone negra con suela blanca, que estaba manchada con sangre. Fue el primer testigo de la jornada en identificar al rugbier como responsable de la falsa acusación. Al comienzo de la investigacióm, Ventura habría pasado cuatro días detenido injustamente y luego fue sobreseído en la causa por el homicidio. 

Vivas también declaró que fue él quien pidió los videos del boliche, en los que se ve cuando sacan de “Le Brique” a la víctima y a los ocho rugbiers. 

Sobre el día del arresto, contó las instrucciones que tenían de la fiscalía que indicó "que los aprehendamos y que nadie entre al domicilio". Vivas afirmó que "se incautaron 10 celulares" y que los rugbiers en ese momento "no fueron agresivos" y "nunca se resistieron".

Hugo Tomei, el abogado de los acusados, le preguntó por qué no se hizo constar en un acta quién había mencionado a Ventura. Vivas le respondió: "Son manifestaciones que la fiscalía dijo que no pongamos, así que se encargó la DDI".

Andrea Ranno, testigo ocular

Andrea Ranno es la recepcionista del hotel “Inti Huasi”, ubicado en la misma cuadra del boliche “Le Brique”, en la puerta del cual Fernando fue atacado. La mujer declaró que estaba en su puesto cuando vió pasar a los agresores frente a ella “riendo, festejando entre ellos” y escuchó a uno de ellos decir "le rompí toda la jeta, viste" y "le llené la jeta de sangre". 

Aseguró que "todos se sentían partícipes de ese festejo" y que "venían muy exaltados, muy contentos, contentísimos y felices". 

La mujer describió a uno de los rugbiers, que identificó como Máximo Thomsen al reconocerlo en uno de los videos exhibidos en la sala: "Estaba sacado ese pibe". Ranno dijo que el acusado "tenía una camisa negra rota, el cabello revuelto" y que caminaba "adelante" y "de manera desaforada, firmemente, con la cabeza baja, como ciego". 

También identificó a Matías Benicelli, a quien describió como un “rubiecito, que tenía una camisa que brillaba, que llamaba la atención”. 

A la izquierda, Andrea Ranno. Foto: Diego Izquierdo.

Lautaro Alejandro Cuqueijo, testigo del allanamiento

El joven fue testigo del procedimiento de la Policía Científica el día del arresto a los rugibiers en la casa qe alquilaban en Villa Gesell. “Estaban como en blanco, no les pasaba nada. Estaban tranquilos. El único que noté que estaba nervioso era el ‘grandote’, el más musculoso, por así decirlo. Tenía bigotes, si no me equivoco es Máximo Thomsen. Se puso a vomitar”, relató Cuqueijo.

“Estaba tranquilo, como rendido”, continuó Lautaro en su testimonio: “Cayó en lo que había pasado”. El testigo también confirmó que el personal de policía preguntaba de quién era cada prenda que se encontraba en la escena, ante lo cual los acusados iban respondiendo una a una a quién de ellos pertenecía.

Hugo Martín Vázquez, coordinador del Operativo Sol

El perito confirmó los detalles del allanamiento en el día del arresto y confirmó que durante el proceso los rugbiers "se mostraban muy risueños. No tenían objeción al responder. Es más, tuvimos que llamarle la atención varias veces para que no se rieran, porque nosotros estábamos trabajando en algo serio”.

Hugo Martín Vázquez era el coordinador del operativo Sol en 2020 y estuvo presente en el arresto de los atacantes de Fernando. El policía científico también identifico a Máximo Thomsen como responsable de la falsa acusación a Ventura: "En un momento secuestramos no un par, sino una zapatilla negra marca Cyclone. Ahí uno de los imputados dijo que pertenecía a Pablo. ‘¿Qué Pablo?’, preguntamos. ‘Pablo Ventura’, dijo”.

¿Qué dijo la madre y el abogado de Fernando?

Antes de entrar a los tribunales, Graciela Sosa Osorio, la madre de Fernando, aseguró que pareciera que los ocho rugbiers imputados “no sienten culpabilidad” por lo que hicieron. "Yo como madre siento que no sienten culpabilidad. Pareciera que están en su mundo. Uno los mira y no lo puede creer porque son chicos de la edad de Fer que tendrían que estar disfrutando con sus familias", dijo Graciela a la prensa. 

Por su parte, Fernando Burlando, el abogado que representa a la familia Báez Sosa, habló sobre cuál sería el motivo del crimen dados los testimonios que declararon en esta primera semana de juicio: “Creo que tiene que ver con el ganar, el llevarse el trofeo. No tengo duda. El trofeo era la vida de Fernando”.

El juicio por el crimen de Fernando se reanudará el próximo lunes a las 9 de la mañana y continuará hasta el 18 de enero. ​Entre los testigos que se presentarán en el tribunal se espera a la médica de la ambulancia que llegó al lugar del hecho y quien le realizó la autopsia a la víctima.

Silvino Báez y Graciela Sosa, padres de Fernando.

Noticias Relacionadas