Afganistán: prohíben a las mujeres trabajar en shoppings y cerrarán salones de belleza 

El régimen talibán habían ordenado suspender la contratación y el trabajo del personal femenino y vetar el estudio de alumnas en las universidades del país.

El Gobierno talibán de Afganistán prohibió a las mujeres trabajar en centros comerciales y dio 10 días para cerrar los salones de belleza del país, según informaron medios árabes. Este nuevo avance sobre los derechos de las afganas se da semanas después de que Kabul ordenara a las ONG locales e internacionales suspender la contratación y el trabajo del personal femenino y vetara el estudio de alumnas en las universidades públicas y privadas del país por "violar las leyes del Islam"

“Las mujeres no pueden trabajar y tener una posición digna en la sociedad en Afganistán ya que está en contra del contexto autodefinido/interpretado de la religión de los talibanes. Pero cientos de ellas pueden hacer cola afuera de las panaderías para pedir limosna y eso está bien", cuestionó en sus redes sociales Fawzia Koofi, una activista por los derechos de las mujeres y política afgana que fue la primera en conquistar un puesto parlamentario como diputada hasta 2014. "Cerrar los negocios de las mujeres las deja sin ingresos. ¿Hipocresía?”, concluyó en su twitt.

El representante adjunto de Naciones Unidas para Afganistán, Markus Potzel, reclamó el pasado domingo el cese del veto contra la educación de las mujeres y su trabajo para las ONGs, durante una reunión con el ministro talibán en funciones para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio, Mohamed Jalid Hanafi.

Según un comunicado de la Misión de la ONU en Afganistán (Unama), Potzel trasladó al ministro talibán que estas prohibiciones son un "acto de discriminación contra las mujeres" que están impidiendo que los afganos reciban una ayuda imprescindible para sobrevivir, informó la agencia de noticias Europa Press. Potzel también recordó el impacto económico de los vetos y solicitó al ministro contemplar "su levantamiento urgente".

Tras su llegada al poder en agosto del 2021, los talibanes avanzaron sistemáticamente sobre los derechos de las mujeres, recortando cada vez más sus oportunidades educativas y económicas. Sin embargo, tal como comparten distintas activistas, a pesar de los enormes operativos de seguridad, las afganas continúan realizando protestas contra la opresión que sufren bajo el mandato Talibán.

El pasado 24 de diciembre los talibanes prohibieron a las ONGs nacionales e internacionales tener o contratar a empleadas mujeres alegando que éstas incumplían las reglas de vestimenta islámica que rigen en el país musulmán. Una semana antes, habían anunciado que las mujeres ya no podrán asistir a la universidad, y antes de eso les habían prohibido acceder a la educación secundaria.

Con información de Télam.

Noticias Relacionadas