Achicar costos y reducir derechos: la reforma laboral de Javier Milei

El DNU que anunció el Presidente ayer busca achicar el costo laboral de las empresas, a través del recorte de derechos laborales.

El mega DNU que anunció ayer por la noche el Presidente Javier Milei incluye medidas que afectan a prácticamente todos los puntos neurálgicos del entramado social. Los derechos laborales son uno de los terrenos que más afectados se ven por el paquete de más de 300 medidas que fueron publicadas en el Boletín Oficial.

Si bien el líder de La Libertad Avanza aseguró hoy que el DNU "es en favor de la gente" y "busca incrementar el bienestar de las personas y los argentinos", el hecho es que el conjunto de derogaciones y reordenamientos destruye derechos laborales y atenta contra la construcción sindical: reducción de las indemnizaciones por despido, extensión del período de prueba, reducción de multas por trabajo no registrado, disolución de la figura del empleador en favor de la del "trabajador independiente con colaboradores". En pocas palabras, el objetivo que se puede observar detrás de esta serie de medidas es el de achicar el costo laboral de las empresas, en detrimento de los trabajadores.

Esta intento de abaratar el empleo tiene como uno de sus puntos claves la reducción de la indemnización por despido. Si el modelo de país a seguir que Javier Milei instaló discursivamente desde que apareció en el escenario político nacional, es Estados Unidos -donde la indemnización por despido directamente no existe-; esta medida tiende con fuerza en esa dirección: se limitó el componente salarial que se deberá tener en cuenta para calcular las indemnizaciones y se propuso reducir el costo de los intereses de las indemnizaciones que se resuelven a través de un juicio laboral.

Además, se impulsó la creación de un fondo de cese laboral para cubrir las indemnizaciones por despido a partir de un aporte mensual que debería hacer el empleador. Esto fue declarado por abogados laboristas como "inconstitucional" puesto que "la Constitución no dice que hay que reparar el daño que el trabajador sufre, sino que hay que protegerlo contra el despido arbitrario".

Otros puntos importantes son la reducción de las multas laborales por trabajo no registrado o mal registrado, lo que podría ser equivalente a un crecimiento exponencial del trabajo "en negro"; la extensión del período de prueba de tres a ocho meses; y la incorporación de la figura de “trabajador independiente con colaboradores”, que funcionaría para quienes tengan un equipo de hasta cinco personas a su cargo.

El DNU también busca regular el derecho a la huelga, al penalizar las asambles en los lugares de trabajo, incluir los bloqueos sindicales como causales de despido y declarar como servicios esenciales actividades como la educación y el transporte, dificultando así su posibilidad de reclamar por tener la obligación de mantener el 50% de la actividad normal.

Como golpe a las estructuras sindicales, el decreto prepara el terreno para hacer desaparecer las llamadas "cuotas solidarias": un porcentaje anual que no puede superar el 0,% del salario bruto del trabajador en el mes que lo pague, destinado a cubrir costos de gestiones sindicales tales como las paritarias.

Noticias Relacionadas